Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Tratamiento de sensibilidad dentaria

La sensibilidad dentaria o hipersensibilidad dentaria o dental se define como una molestia dental desagradable, intensa y pasajera causada por el contacto con un estímulo externo, por ejemplo, alimento al masticar, bebidas fías o calientes, etc…

¿Por qué se produce la sensibilidad dentaria?

Esta molestia surge cuando la dentina, protegida naturalmente por la encía y el esmalte dental, pierde esta protección y queda al descubierto. De esta forma, ante una retracción de la encía o un desgaste del esmalte dental, los estímulos externos pueden alcanzar las terminaciones nerviosas y producir la molestia de la que hablamos.

¿Cuáles son las principales causas?

Ente las diferentes causas que pueden provocarla se encuentran:

  • Malos hábitos en el cepillado dental, ejecutado con fueza excesiva o de forma inadecuada.
  • Abuso de comidas o bebidas con ácido.
  • Masticación con fuerza excesiva.
  • Determinadas patologías estomacales, psicológicas o profesionales.
  • Puede aparecer después de tratamientos odontológicos concretos, como una limpieza o una ortodoncia.

Tratamiento odontológico de la sensibilidad dentaria

En primer lugar deben establecerse unas medidas preventivas que deberán acompañar al tratamiento odontológico propiamente dicho.

Se recomiendan las siguientes medidas preventivas:

  • Evitar el consumo de bebidas y alimentos o productos ácidos.
  • Corregir malos hábitos, como el uso de mondadientes de madera, controlar el bruxismo, etc…
  • Cambios en la higiene oral, emplear una técnica de cepillado correcta y utilizar una pasta dentífrica poco abrasiva.

Junto con estas medidas, el odontólogo suele recomendar el uso de determinados agentes desensibilizantes para tratar estos casos de sensibilidad. Estos productos de uso ambulatorio (que incluyen sales de potasio o fluoruros) penetran en la estructura de la pieza dental sensibilizada y actúan causando la inhibición de la transmisión nerviosa que provoca la molestia.

Si la sensibilidad dentaria se trata con constancia, diariamente y con los productos adecuados, se logra eliminar esa sensación desagradable y molesta y la dentadura recupere su estado normal.