Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Carillas dentales de cerámica

¿Qué son las carillas de cerámica?

Son unas láminas ultrafinas de cerámica que se utilizan para cubrir la superficie visible de los dientes (aproximadamente tienen un espesor entre 0,3 y 1milímetro). Se fijan a la superficie externa del diente con una resina especial para solucionar problemas estéticos  o patológicos de los dientes, modificando su forma, color y/o funcionalidad.

Para qué se usan las carillas de cerámica

Este tipo de solución se utiliza en aquellos casos en los que debe primar al máximo la estética. Muchos famosos lucen sus sonrisas perfectas gracias a este pequeño truco. No obstante, mediante las carillas de cerámica pueden resolverse también otras necesidades de salud.

Frente a otras soluciones similares, las carillas de cerámica ofrecen mayor resistencia, se degradan menos con el paso del tiempo y conservan perfectamente su color. Representan la mejor opción para resolver problemas serios de color de esmalte que no pueden solucionarse mediante técnicas de blanqueamiento dental. También sirven para recuperar el aspecto natural de los dientes en cuanto a forma y tamaño en casos de una fuerte degradación, fracturas, caries severas…

Qué ventajas ofrecen las carillas de cerámica

  • En primer lugar se puede hablar de su gran resistencia, que puede equipararse a la del esmalte natural.  
  • Son 5 veces más finas que las láminas convencionales y tienen también una adhesión muy fuerte.
  • Es un tratamiento muy conservador, que no requiere el tallado convencional del diente.
  • Proporciona una blancura y un aspecto saludable a la dentadura y a la sonrisa del paciente.
  • Es un tratamiento que se realiza con gran rapidez: las carillas pueden colocarse en bloque, reduciendo considerablemente el tiempo necesario de tratamiento hasta una hora y media, resultando mucho menos incómodo para el paciente.
  • La duración media aproximada de las carillas de cerámica está entre 10 y 15 años.

Después del tratamiento, el paciente puede comer y hablar con total normalidad, aunque se debe evitar morder objetos excesivamente duros para evitar roturas.