Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Empastes

Los empastes son la consecuencia del proceso de obturación, realizado cuando se produce un problema de caries.

¿Cuándo es necesario un empaste?

Cuando se produce un orificio por placa bacteriana en el esmalte del diente (caries), es necesario realizar una limpieza de la zona dañada y, en la mayoría de ocasiones, se puede sellar con distintos tipos de material con el fin de que el problema se elimine. En resumen, cuando se produce caries y ésta no ha causado excesivo daño en el diente o el nervio, tras la obturación se aplica el empaste.

Tipos de empastes existentes

Dependiendo del tipo de material utilizado podemos encontrar diferentes tipos de empastes:
Empaste de aleación de metal: Tanto de oro como de plata, este tipo de empaste se utiliza principalmente en los casos de caries en dientes posteriores, ya que a nivel estético no son los más satisfactorios. Sin embargo, son los empastes más duraderos con una media de 30 años de uso.

Empaste de resina: Tanto de cerámica, como de porcelana o compuesto de resina, este tipo de empaste es el más recomendable para los dientes frontales, debido a que consigue un efecto estético que incluso aparenta el color del esmalte de los dientes. No obstante, también son los empastes que menos duración, con una media aproximada de 10 años.

Cómo se aplica un empaste

El empaste es el paso final de una obturación, por lo que antes de ser aplicado, el paciente deberá tener limpia la zona afectada y con frecuencia habrá tenido que recibir anestesia local. Una vez está limpia la zona, se realiza un grabado sobre el esmalte y se coloca un material adhesivo. En él se aplica material de relleno capa a capa. Una vez realizado este paso se utiliza luz halógena para conseguir que el material existente se endurezca. Cuando está completado el relleno con la forma original del diente, se aplica un pulido para que adquiera brillo.